Cualquier paciente que quiere realizarse una rinoplastia requiere de cierto conocimiento tanto de la anatomía como del procedimiento quirúrgico.

En un primer contacto, el paciente nos dirá qué es lo que no le gusta de su nariz pero una vez invertidos 20 minutos en explicarle la anatomía y las posibles opciones el paciente será capaz de enumerar en orden de importancia aquellos aspectos que más le preocupan y que desearía corregir.

Por ello, esta información que recibirá en la consulta por parte del doctor le proporcionará una capacidad de análisis y observación mayores.

Google

Rinoplastia, cirugía de la nariz