¿Qué es la rinoplastia de preservación?

Entre las últimas técnicas asociadas a la cirugía de la nariz, la rinoplastia de preservación es la más avanzada. Con menos de 5 años de existencia, es la técnica que ha revolucionado la cirugía plástica de nariz.

El objetivo de la rinoplastia de preservación es evitar lesionar los ligamentos y válvulas internas de la nariz. O dicho de otro modo: conservar la mayoría de estructuras originales que dan soporte a la nariz.

La rinoplastia de preservación se basa en dos secciones fundamentales:

Preservación del dorso nasal basada en procedimientos de hundimiento mejor controlado

Si tratamos de forma selectiva la zona elegida del tabique nasal, podemos hundir esta parte del dorso nasal y eliminar la giba. Usando la técnica de preservación del dorso nasal evitaremos dañar la válvula interna. Si no alteramos los huesos y cartílagos nasales, no tendremos que emplear injertos tipo spreaders y, evitaremos hundimientos futuros de nariz.

Preservación de los ligamentos de la punta nasal respetando la válvula nasal externa

La punta viene definida por unos ligamentos por ello es tan importante respetarlos o, dado el caso, reconstruirlos, para conseguir una mayor definición y aspecto más natural.

Diferencias entre rinoplastia tradicional y rinoplastia de preservación

La gran diferencia se basa en el objetivo final de esta técnica que es dañar, lo menos posible, la estructura de la nariz. Si antes era necesario usar injertos para «arreglar» el daño que recibía la nariz en el proceso de modelaje. Cada vez más, se intenta preservar las distintas estructuras nasales y a la vez, usar menos injertos para corregir el hundimiento de la nariz.

Preservando ligamentos nasales a la vez evitamos el supratipdeformity que es una complicación importante causada por la cirugía.

Y todo ello consiguiendo a la vez un resultado más natural, con una definición superior de la punta, en comparación de los resultados conseguidos antaño.

Rinoplastia de preservación en España

Es difícil encontrar cirujanos que utilicen esta técnica ya que es bastante innovadora y su realización es complicada porqué requiere más exigencia por parte del cirujano plástico. Otro handicap es el aprendizaje: formarse en ella es inaccesible para la mayoría de cirujanos. El Dr. Guilarte aprendió la técnica de preservación del Dr. BarisÇakir en 2018 y para ello tuvo que trasladarse temporalmente a Turquía.

Pasos de la rinoplastia de preservación

Antes de la operación

El preoperatorio no difiere del preoperatorio de una rinoplastia normal a excepción de si deseamos corregir una desviación del tabique nasal. Si es necesario tratar la piramide nasal debemos aportar un TAC tridimensional.

Durante la cirugía

La cirugía requiere de un ingreso de 24 horas y esta se realiza en hipotensión (bajada de la tensión arterial) para evitar el sangrado. Por ello es tan importante disponer de un anestesista especilalizado en esta técnica. En la Clínica Guilarte hay dos anestesistas formados en esta técnica y solo trabajamos con ellos.

Después de la operación

El postoperatorio es más corto gracias al método de trabajo basado en el plano SubP (Subpericóndrico y subperióstico): la disección se realiza por debajo la membrana que envuelve cartilagos y hueso, en un plano que genera menos inflamación. Y es por esta razón que si nos fijamos en las imágenes de resultados intraopertorios (estas fotografías se pueden ver en nuestro Instagram) vemos que apenas hay inflamación.

Principales técnicas usadas en rinoplastia de preservación

Las resumimos en este esquema:

Rinoplastia de preservacion, tipos high strip, low strip y subdorsal strip

High Strip conlleva una incisión por debajo del dorso, a través del contorno de la línea dorsal y en extensión hasta el ángulo septal anterior. Después, un corte inferior en relación a la nueva altura y contorno del perfil previsto y un pequeño ataque al hueso etmoidal en la región subdorsal, complementarán este procedimiento.

El procedimiento Low Strip es una opción alternativa a la resección del cartílago subdorsal que incluye una resección en tres partes: la primera, un segmento vertical en la unión cartilaginosa ósea (desde la piedra angular hasta el vómer); la segunda, una resección triangular del etmoides hueso debajo del hueso nasal; y la tercera, una tira inferior de cartílago a lo largo de la columna maxilar. El segmento inferior de cartílago resecado corresponde a la cantidad de reducción dorsal deseada. Luego, la bóveda nasal se baja y se gira hacia la columna maxilar (De «a» hacia «a», de «b» hacia «b»), aplanando la convexidad dorsal.

La tercera variación tiene como finalidad la resección del tabique alto que puede considerarse un intermedio entre la resección septal subdorsal e inferior. El corte se inicia por detrás del ángulo del tabique anterior, conservando un puntal caudal de 1 a 1,5 cm., se extrae una porción de hueso etmoidal (o se corta longitudinalmente) y, se hace una incisión vertical en el cartílago subdorsal en una ubicación que corresponde al vértice de la línea dorsal para permitir la depresión y flexión del dorso. Se reseca un segmento vertical de cartílago anterior al segmento subdorsal para permitir la flexión (y rotación anterior) del cartílago. Dada la escisión del tabique alto, las partes inferiores del cartílago pueden extirparse con fines de injerto o eliminarse en caso de desviaciones.

Resultados

En la mayoría de los casos el aspecto es muy bueno a los 10 días de la cirugía plástica. En 3 meses los resultados ya son definitivos, con una inflamación residual del 5% al 10%. A los 6 meses el aspecto de la nariz ya es permanente.

A continuación presentamos una galería con imágenes basadas en la rinoplastia de preservación. Use las flechas laterales para avanzar y así ver todas las imágenes o amplie la fotografía para navegar por todas las imágenes sin distracción.

Galería de casos reales en los que se ha realizado una rinoplastia de preservación:

Página 1 de 111 2 3 11